¿Por qué fracasan el 90% de las Pymes?

¿Por qué fracasan el 90% de las Pymes?

En las economías en las que el espíritu empresarial está en auge, el fracaso se considera parte del proceso,  de hecho, la sensación es que si no has experimentado el fracaso, no estás siendo lo suficientemente innovador.

Más de la mitad de las empresas nuevas fracasan en sus primero cinco años de vida.  Sólo en el primer año, desaparecen entre 20% y 30% de ellas, desde entonces, el índice aumenta 10% cada año hasta completar cinco.

Dice Neil Patel en su blog, “Con los años he aprendido que la construcción de una empresa exitosa,
trata más de los fracasos y lo que aprendes con ellos”.

La falta de profesionalización es la principal causa de los fracasos en las pymes, pues los emprendedores con pocas o nulas herramientas empresariales se lanzan tras una idea, con el ánimo de hacerla un éxito económico, pero el mercado, que sí está especializado, se los come vivos.

En el ánimo de aprender, reconoce éstos aspectos que influyen en la mayoría de los fracasos de emprendimientos, y sus consejos para evitarlo.

No realizar investigaciones de mercado 

Los negocios a menudo se hunden porque sus fundadores son negligentes a la hora de conducir una investigación básica de mercado.

Casi la mitad de los negocios fracasa porque no hay necesidad de sus productos o servicios, entonces hay una manera sencilla de revertir esa tendencia.

Debes aprender automáticamente de esos fracasos y conducir investigaciones adecuadas, antes de lanzar al mercado sus propios negocios.

Un primer análisis comunmente obviado por las Pymes es el Análisis que revele cuál es el público objetivo de un producto o servicio, lo que buscan y qué hace la competencia – Aquí ayuda un asesor.

El fracaso es parte del proceso, hay valor en el fracaso.

No contar con plan financiero

    Casi el 30% de los dueños de negocios, reportaron que sus empresas nunca despegaron porque se quedaron sin dinero.

Muchas personas montan su negocio con la ilusión de tener algo propio, que tenga éxito y le permita vivir decentemente, sin embargo, las altas tasas de mortalidad de las pequeñas empresas demuestran que son muy pocos los que realmente lo logran.

Un factor a considerar, es que además de la inversión inicial, en algún momento será necesario invertir un poco más de dinero en maquinaria, equipo o capacitación para ti y tu personal en la modernización del negocio.

 Una reserva financiera puede ayudarte a salir bien librado.

En los países en desarrollo, la mayoría de las personas que inician un negocio, lo hacen por su cuenta y riesgo, con un alto nivel de informalidad y con pocas herramientas empresariales.

Otras  de las razones por las quiebran las empresas pequeñas es por mala administración de sus propietarios, la cual está relacionada con la organización interna, problemas de manejo de efectivo y ningún ordenamiento a nivel de la contabilidad.

En ese caso, la percepción de que se tiene que ganar dinero desde el principio, puede ser un error que lleve el negocio al fracaso.

El manejo erróneo de las finanzas es la principal causa por la que 75% de las Pymes cierra después de dos años de operaciones.

Ignorar la atracción de talento

Una buena cultura organizacional y un buen clima laboral en tu empresa va a atraer a las personas idóneas, los mejores talentos,  para formar parte de tu equipo y que encajen con la visión de tu empresa.

Cuando esto no sucede, el negocio termina por estancarse y perdiendo dinero debido a la constante rotación de personal, o al mantenimiento de un equipo incorrecto.

Todos los emprendedores fracasan,
los exitosos usan ese fracaso a su favor.

 

Falta de asesoría legal

Es la mejor manera de desaprovechar todos los beneficios tributarios explícitos e implícitos de la formación de una sociedad mercantil.

Al ignorar las responsabilidades legales y fiscales que tiene una empresa, el negocio tarde o temprano, tendrá problemas para crecer.

Estructurar contratos sin suficiente asesoría legal ni financiera también es un error financiero común.  Los contratos están diseñados esencialmente para establecer las reglas en las relaciones patrimoniales y dejar una prueba de lo pactado, además, son herramientas para blindarse de los riesgos, optimizar los impuestos y evitar posibles conflictos jurídicos.

 

El fracaso es un escalón más en el camino hacia el éxito.
Vas recogiendo nuevas piezas de información en el camino
que evitarán que cometas errores futuros.

 

Olvidarse del Marketing

No tener una estrategia de marketing clara, también puede desencadenar un fracaso empresarial.  Muchos empresarios por creer que el marketing es muy costoso, no cuentan con presencia en Internet, afectando el posicionamiento del producto.

Si detectas que tu negocio está fracasando, es el momento de hacer un cambio y encontrar una solución al problema.  Aprovecha la posibilidad de cambiar fracaso por éxito.

Finalmente

En la actualidad, debido a la gran competencia del mercado y la gran cantidad de empresas nuevas que aparecen cada día, es muy importante que empresarios o emprendedores que inician un nuevo negocio, cuenten a su lado con una persona de confianza que les acompañe en la planeación estratégica y de marketing para ir mejor armado al territorio peligroso.

Aprende a recibir ayuda, un asesoramiento a tiempo puede evitar que te adentres en un territorio peligroso que está esperando que falles para comerte.

Pero si eres un emprendedor,
 mantener una actitud positiva hará que busques siempre la salida ante los desafíos que tengas por delante,
 convirtiendo cada fracaso en una experiencia que nutra tu emprendimiento


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Regístrate y descarga el brochure

Obtén más información sobre nuestra Certificación Internacional.

¡Muchas gracias!, el brochure llegará a tu correo.